Archivo por meses: marzo 2014

9

Estoy segura de que muchas veces queréis organizar un plan original con amigos y no se os ocurre nada, o acabáis recurriendo a las mismas cosas, ¿verdad?

Pues hoy quiero mostraros una idea diferente y divertida para amigas, parejas, familias o incluso un grupo pequeño de trabajo, para crear equipo…

Se trata de organizar un taller de cocina, donde podréis hacer vuestros propios platos que después os tomaréis tranquilamente. ¿A que es genial?

En esta ocasión, tuve la suerte de que me tocara el fantástico taller que Cata y Patri de The Good Food Company sortearon hace unos meses. ¡La primera vez que me toca algo! Y encima algo tan chulo, no podía creérmelo. Así que sólo tenía que decidir con qué amigos celebrar el taller y disfrutar de la cena. Y eso lo hicimos este sábado pasado.

Yo ya conocía el sitio, y muchos de vosotros me habréis leído seguro alguno de los post hablando de ellas, porque hemos celebrado allí talleres de manualidades y repostería conjuntamente, como éste o éste, y además la despedida de soltera de nuestra amiga Rosa, donde nos lo pasamos en grande.

A mí que me encanta la comida y probar nuevos sitios, me parece un plan genial para pasar un rato en grupo, aprendiendo algo nuevo (sobre todo yo que no soy muy cocinitas), y disfrutándolo después.

Estaba todo riquísimo, desde los aperitivos hasta los postres. ¡¡Millones de gracias a las dos por el taller y por el sorteo!!

Ya sabéis que aquí tenéis una gran fan… 😉

taller cocina_01

taller cocina_02

taller cocina_03

taller cocina_04

taller cocina_05

taller cocina_06

taller cocina_07

taller cocina_08

¿Es o no es un planazo?

¡¡Feliz martes a todos!!

 

19

No hay nada como la satisfacción de las cosas hechas por uno mismo.

¿Os acordáis que os enseñaba hace poco el arrullo para bebés que había hecho a mano? Si, ese de la tela de topitos y el bies plisado que hice con la ayuda de mi madre.

Pues como esto de la máquina de coser engancha, si aquél día os animaba a hacer esa mantita para arropar a un bebé, hoy os enseño algo todavía más fácil: una toalla con capucha para el baño.

Aquí no hay excusas que valgan, porque no hay que coser del revés, ni hay que meter guata entre las dos telas, ni nada por estilo. Así que sólo necesitamos un poquito de ganas y manos a la obra.

En mi caso tenía muchas ganas de aprovechar los trozos de la tela de elefantitos que usé para hacer el cambiador de viaje para bebé, y que me sobraban. Así que éste es un ejemplo de cómo he aprovechado un retal bonito.

toalla bebe_00

¿Qué necesitamos?

-Un trozo de felpa (que sea amorosa) de 80x80cm.

-Un triángulo de felpa para la capucha de 30x30cm aproximadamente.

-Un retal de algodón de 30x30cm (igual que la felpa).

-Un bies de color a juego con la tela estampada.

 

¿Cómo se hace?

No tengo las fotos del paso a paso, pero os lo explico porque es sencillísimo. Lo primero que hacemos es cortar la tela de felpa con el patrón cuadrado de 80cm de largo, y si queremos, hacer las esquinas redondeadas.

Es importante que antes de coser lavéis la felpa, porque encoje, y eso os podría dar problemas cuando pongáis el vivo o el bies alrededor.

Para hacer la capucha, unimos con alfileres el triángulo de 30cm de lado y la tela estampada, y ponemos el bies en la diagonal (en mi caso el bies lo he puesto gris, que va a juego con los elefantitos). Y una vez cosido con la máquina, lo unimos a la esquina de la felpa cuadrada, haciendo la misma curva que tengamos en ésta.

Ahora sólo nos falta hilvanar el bies alrededor de toda la capa, teniendo especial cuidado con la esquina donde irá la capucha, y coser con la máquina todo el perímetro.

Y este es el resultado, ¿qué os parece?

toalla bebe_01

toalla bebe_02

toalla bebe_03

toalla bebe_04

toalla bebe_05

Os animo a hacerlo, tanto si tenéis hijos como si no, porque es un regalo fantástico para cualquier amiga que esté embarazada: algo original, bonito y hecho a mano.

Espero que os haya gustado.

 

12

Estos días los hemos pasado en el Sur, con la única intención de desconectar del mal tiempo, de la rutina y del móvil.

Nuestro último fin de semana romántico en pareja, antes de que un pequeño individuo llegue a nuestra vida en poco más de un mes y lo cambie todo.

Así que nos propusimos el reto de llevarnos sólo un teléfono móvil y desactivar los datos. Sólo llamadas, y por si acaso había algo urgente; en plan analógico. Parece fácil, pero si no te lo propones, al final acabas cayendo en la tentación.

De esta manera disfrutamos de las pequeñas cosas, de los pequeños detalles; en un paraíso natural como es Huelva. Esos detalles que están ahí pero que muchas veces te falta darte cuenta y fijarte bien para valorarlos.

¿A qué me refiero con estas pequeñas cosas?

Fácil. Desde una conversación tranquila en la playa, viendo atardecer; o deslizar las manos dentro de la arena y palpar los pequeños granos; hasta mirar (o saber mirar) las fachadas y los variopintos colores de los pequeños pueblos andaluces.

Vacaciones en Huelva_01

Vacaciones en Huelva_02

Vacaciones en Huelva_06

Vacaciones en Huelva_08

 

Ya tenía ganas de quitarme los abrigos y las bufandas que tanto hemos llevado esta temporada, y sacar los brazos (y en ocasiones la barriguita) al sol. De esta forma pudimos hacer estas fotos para tener un recuerdo para el día de mañana.

Después de esta experiencia de desconexión, os recomiendo que lo hagáis de vez en cuando, porque viene bien para recuperar viejos hábitos y costumbres que merecen la pena.
Vacaciones en Huelva_07

Vacaciones en Huelva_05

Vacaciones en Huelva_03

Vacaciones en Huelva_04

¿Qué tal lo habéis pasado vosotros?

 

4

Hay cosas bonitas, cosas muy bonitas, y luego está Lucía B y sus tocados.

Hace mucho tiempo que sigo su blog y sus historias, con las cuales me lo paso bomba y de las que me encanta su manera de contarlas. Y luego están sus ilustraciones, que siempre te sacan una sonrisita. ¿O acaso no conocéis su famosa lámina de los lunes con labios rojos? ¿O aquellas en las que trata de subirnos el ánimo en un día triste?

ilustraciones lucia b

Pues además de esto, como buena emprendedora que es, ha revolucionado el mundo de las bodas con sus maravillosos tocados. Aun no ha hecho ni un año que fue mi boda, y ya estoy arrepintiéndome de no haberle encargado uno para ese gran día…

Pero bueno, de este año no pasa que me compro uno, aunque se lo tenga que poner al pequeño Martín en su bautizo… 😉

¿Y por qué os cuento esto?

Porque deseosa que está una de que llegue el buen tiempo, la primavera y las flores, acabo de ver que ha sacado su nueva colección de tocados, y claro, no podían ser más floridos y hermosos. Y me han vuelto loca.

¿O no pensáis lo mismo cuando veis estas fotos de su catálogo?

tocados bonitos (1)

tocados bonitos (2)

tocados bonitos (4)

tocados bonitos (3)

 

A mi desde luego me encantan, y desde este pequeño rinconcito aprovecho para darle la enhorabuena a Lucía y animaros a todos vosotros a pasaros por su tienda y echar un vistazo.

Espero que os gusten tanto como a mí.

¡¡Y feliz domingo primaveral!!