0

Aprende a desenmascarar la violencia con Educo

14/12/2017

 

Ya sabéis que desde hace unos meses colaboro con Educo difundiendo algunos de los capítulos más interesantes de su Kit de Protección Infantil.

Anteriormente os he hablado de consejos para educar en positivo y de cómo detectar el bullying, pero hemos dejado para el final el tercer y último capítulo del Kit y además uno de los más traumáticos: la violencia entre un adulto y un niño.

Cada vez vemos más casos en la televisión de niños que sufren maltrato infantil, esos niños que son víctimas colaterales de una mala convivencia entre los padres y que acaban incluso muriendo. Todas las que somos madres sufrimos ante estas noticias y no entendemos por qué alguien puede hacer algo así a un niño, pero la realidad es que eso cada vez es más frecuente y que tenemos que poner nuestro granito de arena para que detectarlo y que dejen de suceder.

“Todos somos responsables de la prevención y detección del maltrato infantil y demos prestar atención”.

Pero, ¿qué se considera realmente maltrato? El maltrato infantil es algo que se hace, que se deja de hacer, o que se hace inadecuadamente, de forma intencionada, y que supone un riesgo para los derechos del menor, para su desarrollo físico y emocional o que amenaza su integridad física y social.

“En definitiva, el maltrato es cualquier acto que no sea buentrato”.

 

A su vez, dentro del maltrato infantil podemos diferenciar: maltrato físico (acto no accidental que provoca lesiones), negligencia física (desatender sus necesidades, así como su cuidado y protección), negligencia emocional (actitudes que provocan daños psicológicos) o abuso sexual (con o sin contacto físico).

Cualquier de estas acciones puede provocar en el niño efectos negativos inmediatos y en ocasiones crónicos, si no ser interviene de forma inmediata y adecuada. Por eso es importante además creer al niño, no protegerle de la persona agresora o incluso pensar que son “asuntos de familia”.

Así que, ¿qué podemos hacer nosotros? Lo más importante es aprender a prevenir y detectar las señales de que se está produciendo un maltrato, para informar a los organismos adecuados.

 

¿Cómo prevenir el maltrato infantil?

  • La sociedad debe concienciarse de que el maltrato infantil es una realidad más frecuente de lo que nos gustaría reconocer.
  • Formando a los profesionales vinculados con la infancia y la juventud, para detectar las señales.
  • Todos debemos conocer nuestras responsabilidades y saber a qué entidades debemos acudir para comunicar nuestras sospechas.
  • Educar de forma constructiva y positiva a nuestros hijos.

 

¿Cómo podemos detectar que se está produciendo esta situación de maltrato?

En el maltrato infantil las personas que sufren el problema no suelen ser las que piden ayuda. Así que deben ser los profesionales próximos al niño del ámbito sanitario (enfermeros, médicos o dentistas), los del ámbito educativo (profesores o psicólogos) o del ámbito deportivo (monitores, entrenadores o fisioterapeutas) los que den la señal de alarma.

  • Hay muchos tipos de maltrato y no somos conscientes de ello.
  • Las consecuencias del maltrato infantil son muy diversas, y no siempre producen lesiones físicas. Muchas veces puede ser simplemente la falta de afecto, insultos o descalificaciones, que producen secuelas en los niños y eso también es maltrato.
  • Hay diversas causas para el maltrato infantil. No siempre son en familias desestructuradas ni en clases económicas bajas, por lo tanto tenemos que dejar de tener esos prejuicios a la hora de detectarlo.
  • La protección del menor está por encima de cualquier costumbre. Algunas personas aceptan el maltrato como fruto de la cultura o costumbre, a pesar de estar incumpliendo la ley.
  • Los niños no son propiedad privada de los padres. Si hay señales de maltrato infantil, no hay que tener miedo a inmiscuirse en la forma de educar de una familia, ya que si no puede acarrear efectos secundarios gravísimos en el menor.
  • Obligación de notificar en casos de maltrato. Los profesionales de los Servicios Sociales necesitan la colaboración de toda la sociedad para identificar a los niños o niñas que puedan estar sufriéndolos.

“La negligencia y el maltrato emocional son tan graves como el maltrato físico y el abuso sexual, pero no se suelen detectar”.

¿Cómo actuar en caso de detección?  ¿Cómo se notifica el maltrato?

Existe un Protocolo Básico de Intervención contra el Maltrato Infantil, aprobado en 2007 por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que sirve para coordinar las actuaciones de las instituciones y garantizar la atención a las víctimas.

PASOS DEL PROTOCOLO

  1. Detección: Identificación de una situación real o potencial de maltrato infantil.
  2. Notificación: Informar a las instituciones especializadas de nuestras sospechas, llamando por ejemplo al 116 111 (ojo, notificar no es denunciar).
  3. Evaluación: Valoración, por parte de los equipos profesionales de la situación del niño, de su familia y de su entorno.
  4. Intervención y tratamiento: Asesoramiento, en caso necesario, a las familias sobre cómo ejercer su función y trabajo con las víctimas y las personas agresoras para evitar que se agrave la situación.
  5. Seguimiento: Supervisión de los avances y de la eficacia de las medidas de intervención y tratamiento a lo largo del tiempo.

 

Todos deberíamos saber que existe el teléfono Europeo de Ayuda a la Infancia 116 111, que es un servicio gratuito y confidencial, atendido por profesionales y disponible 24h, para ofrecer asesoramiento, orientación e información sobre cómo proceder ante un posible caso de maltrato infantil.

“Todos estamos obligados legalmente a notificar ante una sospecha de maltrato infantil”.

Con este post nos gustaría sensibilizar y mostrar los aspectos de una realidad difícil de mirar y de entender, pero también motivar y movilizar a la sociedad y a las familias de que cumplan con la obligación legal de informar a los Servicios Sociales Municipales de la existencia de un posible caso de maltrato contra la infancia.

Vuelvo a incidir en que estos manuales de Educo deberían ser una lectura obligatoria en colegios, universidades e instituciones públicas, por el gran valor que aportan en cuanto a mejorar la convivencia y la educación de nuestra sociedad y en nuestras familias.

Así que, si os apetece conocer más sobre el Kit de Protección y además colaborar con una buena causa (todo lo recaudado será para la ONG EDUCO), podéis adquirirlo aquí.

 

Gracias por vuestra visita.

 

*Post en colaboración con EDUCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *