Category Archives: Blog

8

PLANES EN COSTA BRAVA2

Ya os lo contaba en julio, al organizar las vacaciones con un bebé teníamos muy claro que queríamos seguir disfrutando de la playa y del sol. Pero claro, para que esas deseadas vacaciones no se convirtieran en una pesadilla, teníamos que tenerlo todo bastante organizado.

Nos decidimos por la Costa Brava, y más concretamente por el pueblecito costero de Rosas,  por lo siguiente:

Leer ms

8

ropa para chicos

Seguro que si tenéis un bebé os habéis fijado en que la ropa de niña es mucho más bonita que la de niño.

Supongo que será por aquello de que las colecciones intentan ser como las de mayores pero en mini, y claro, es mucho más gracioso poner a una niña un faldita con tutú, o un abriguito de pieles, que a un chico un traje en miniatura, ¿no creéis?

Leer ms

1

DECORACION

Este comienzo de curso está siendo bastante movidito.

Regreso al trabajo después de mi maternidad y de mis largas vacaciones. Pues sí, no pretendo daros mucha envidia pero me he pegado el verano de mi vida… Creo que para el próximo bebé intentaré cuadrar la misma fecha (ya sabéis, hay que encargarlo en Julio, jeje…)

Uno de los proyectos que más ilusión me hacen para afrontar esta vuelta al cole, es mi colaboración con el Club de las Malasmadres y los talleres que está organizando el centro comercial Moraleja Green,  los fines de semana 19/20 y 26/27 de septiembre.

Leer ms

12

secador

Como os contaba el otro día tomando café, estos primeros meses como mamá han sido un poco duros (y digo un poco para no quitarle las ganas a nadie, jeje). Para mí lo peor de todo han sido los famosos cólicos del lactante.

En los cursos de preparación al parto te enseñan cómo respirar durante las contracciones, cómo ponerte al bebé al pecho, o incluso yo tuve una clase práctica sobre cómo cambiar un pañal.

Pero de repente tienes un bebé en brazos (que ya ha nacido), al que ya has conseguido darle su primera toma y que por supuesto ya te la ha preparado haciéndose caca encima, y aun así no para de llorar. Día y noche. Sí, en mi caso los cólicos eran día y noche. Así, veinticuatro horas, sin compasión.

Leer ms