16

Cómo amueblar y decorar una terraza según su uso

04/10/2017

 

¡Por fin estoy de vuelta con el blog!

Esta vuelta a la rutina con cambio de casa y de cole me ha costado un poquito más de la cuenta, pero por fin retomo el blog para hablaros de cosas prácticas y de decoración.

Como ya sabéis, antes del verano, y aprovechando la reforma de la que ahora es mi nuevo piso, estuve compartiendo con vosotros algunos trucos sobre cómo reformar una casa y no morir en el intento, ¿verdad? Desde cómo elegir la casa perfecta hasta cómo calcular el coste de una reforma.

Así que hoy, con la reforma ya terminada pero con mucho trabajo por delante de decoración, quiero compartir con vosotros algunos trucos para aprovechar mejor los espacios de una casa, que seguro que os sirven de inspiración y ayuda. Y como el otoño en Madrid aun es sinónimo de buen tiempo, hoy le ha tocado el turno a uno de los pequeños lujos de hoy en día: cómo sacarle partido a una terraza.

 

DOS TERRAZAS: DOS SOLUCIONES DISTINTAS

Dicen que quien tiene una terraza tiene un tesoro y eso en Madrid es un hecho. Son muchos los meses de buen tiempo y son pocos los espacios o posibilidades para escaparte del caos de la ciudad a diario, así que las terrazas aportan esa sensación de relax que muchas veces necesitamos cuando los grados suben.

En mi piso había dos terrazas de origen, pero con orientaciones, forma y tamaño muy distintas. Así que al plantear la reforma integral dejé una al lado de la cocina, para que hiciera la función de tendedero, y otra junto al salón, para verla y disfrutarla.

Tenéis que pensar que las terrazas orientadas a Norte son las más frías y en las que nunca entra el sol. Lo contrario de las que dan a Sur, que son las más soleadas y con una iluminación cambiante muy agradable. A su vez el Este es el sol de la mañana y el Oeste el de tarde, con puestas de sol naranjas y rayos muy horizontales (y a veces molestos). Así que antes de decorarla tenemos que pensar cuál es nuestro caso y nuestras necesidades, para intentar sacarles el mayor provecho.

En mi caso la terraza de la cocina estaba orientado a norte, por lo que no era el mejor para hacer de tendedero, pero sí para servir de apoyo y despensa para la cocina, porque mantiene mejor y más frescos los alimentos. Así que para amueblarlo elegimos un mobiliario de cocina de IKEA en color blanco con una encimera imitación madera muy bonita. La verdad es que tiene un acabado tan conseguido que incluso al tacto parece madera de verdad. Se trata del modelo EKBACKEN con acabado en roble claro muy bonito, y lo contrastamos con los tiradores en hierro negro.

La distribución la elegimos en L porque así ganábamos mucho espacio con muebles bajos de almacenaje y lavadora, para que en uno de los lados no molestáramos a la ventana de la habitación contigua y en el otro lado poder dejar espacio para colgar un tendedero de pared.

 

Hoy en día hay muchas opciones para tender la ropa, desde los que se apoyan sobre patas hasta los que cuelgan del techo y puedes subir y bajar. Pero yo quería que la ropa colgada no me quitaras las vistas del exterior y que además fuera un espacio acogedor. Así que por eso cerramos la terraza con ventanas correderas y empapelé la pared con papel pintado. De esta forma es un espacio que no sólo hace las funciones de despensa-tendedero sino que también sirve como lavandería y plancha. Y encima tiene su encanto, ya que el papel pintado en forma de baldosa que elegí de la marca Milton and King le da un toque muy acogedor y doméstico.

De esta forma tanto desde la cocina como desde la habitación de invitados tengo una continuidad de la casa con un espacio luminoso y ordenado.

 

Justo el caso contrario de la otra terraza, que en origen era una terraza muy soleada (sol de tarde pero a la que no había sacado mucho provecho los anteriores propietarios. Además tenía la peculiaridad de que sólo se accedía desde un rinconcito del salón y a la que daban las ventanas de habitaciones secundarias.

Así que al tener la posibilidad de hacer la reforma integral y tirar casi todos los tabiques, una de las premisas fue que ésta terraza tuviera más protagonismo y quedara integrada en la vivienda.

De esta forma conseguí que a la terraza se accediera tanto desde el salón como desde el dormitorio principal y además amplié un hueco de ventana junto a la zona de librería para construir en él un bonito cubo de lectura de madera, que se prolonga hacia la terraza.

Con esta intervención, ese “saliente” de madera se convertía en el protagonista de la terraza, por lo que la decoración tenía que girar en torno a él. Así que elegimos una mesa de exterior y sillas de madera, un sofá con colchonetas beiges muy resistentes y una mesa de acacia, todo de IKEA y con un precio muy asequible, para ponerlos enfrentados a la ventana. Y para terminar de amueblar ese “salón exterior” pusimos unas alfombras de yute que acotan el espacio y eliminan esa sensación de muebles desperdigados.

Además, gracias a las alfombras, que también son de IKEA y que sirven para interior y exterior, dando un aspecto rústico y natural que me encanta, ocultamos el suelo original de la terraza y la vista se nos va a otros puntos del espacio.

Muchas veces no es necesario complicarse la vida poniendo un suelo nuevo de tarima exterior que es precioso pero muy caro, y con estos pequeños trucos conseguimos dar un cambio de look y que los ojos se vayan a los detalles decorativos.

Así que con unos cuantos detalles más como unas plantas, unas macetas bonitas y unos puff de exterior terminamos la decoración de esta sencilla pero agradable terraza, quedando totalmente integrada con el salón y el resto de la vivienda.

 

Así que de esta forma tenemos dos terrazas completamente distintas, gracias a haber adecuado su mobiliario y distribución a sus características y a su función.

¿Qué os parece? ¿Cuáles son las dificultades que os encontráis cuando tenéis que decorar una terraza o un balcón, por pequeño que sea?

Dejadme un comentario y me encantará poderos ayudar con algunos trucos y consejos.

¡¡Gracias por la visita!!

 

 

*Post gracias a la colaboración de IKEA

16 pensamientos en “Cómo amueblar y decorar una terraza según su uso

  1. Patricia

    Holaa¡ Me encanta tu reforma. Nosotros justo acabamos de hacer una, pero hemos quitado la terraza para meterla en el salón. Ahora está.. el dilema de como amueblar este espacio que queda como tipo mirador.. no se me ocurre más que poner sofá debajo.. ideas porfa¡¡ graciasss

    Responder
    1. El Taller de las Cosas Bonitas Autor

      A mi en esas terrazas metidas en el salón me encanta dejarlas como zona de lectura. Una librería en uno de los laterales, una alfombra bonita, un sillón con reposapiés o daybed y una lamparita de pie. Super agogedor y con mucha luz!!

      Responder
  2. Nuria

    Tengo una zona posterior del jardín donde me gustaría colocar unos sofás(tipo pales o similar) para aprovechar el sol que le da a esa zona todavía por la tarde. Pero al no ser una zona tapada, cómo lo gestiono si llueve, yendo a todo correr a quitar los cojines? No se puede poner pérgola en esa zona. Gracias y bss

    Responder
    1. El Taller de las Cosas Bonitas Autor

      jajaja pues yo en mi anterior casa tenía un ático y sin pérgola. Así que cuando llovía corría a meter las colchonetas…
      Es lo que toca, no hay otra solución para verano y primavera. Eso sí, en invierno lo quitaba todo y ya no pisábamos la terraza…

      Gracias!

      Responder
  3. María Cervera Soler

    Bonito, bonito! Me quedo con la idea de la despensa tendedero, pero para mí será curato de la colada. Me ha encantado, y el tendedero me lo voy a colocar antes de navidades

    Responder
  4. Raquel

    ¡Qué bonitas te han quedado las dos, me encantan! Yo también tengo dos terrazas, una es similar a la que has dejado abierta y estamos pensando en poner red de seguridad para los niños (mismas edades que los tuyos), no me gustan mucho, pero cuando me despisto y salen solos me pongo muy nerviosa.
    A mi me cuesta mucho mantenerla limpia todo el año, entre la contaminación y la arena de la playa(asturias)… en invierno es un suplicio.
    Un beso guapa!!

    Responder
    1. El Taller de las Cosas Bonitas Autor

      Uy claro! Es que el invierno para las terrazas es mortal. Yo suelo quitar todas las colchonetas y guardarlas, porque en mi anterior casa tenía un ático y se llenaban de suciedad y de cagadas de palomas… 😉

      Las redes de seguridad están muy bien. Yo tengo encargadas aquí unos fijos de cristal que suben unos 40cm e impiden a mis peques asomarse, pero para las fotos no me dio tiempo a ponerlas.. Ya os las enseñaré cuando estén.

      Gracias!!

      Responder
  5. Sheila

    Hola Mónica, me encanta lo que nos enseñas de tu casa y me parece muy práctica. Vi este post de decoración de exteriones y me entraron ganas de decorar mi mini muy mini terracita con algunos puffs o sofás muy pequeños porque tengo muy pocos centimetros y me gustaría que me dieras algun consejito. Gracias

    Responder
    1. El Taller de las Cosas Bonitas Autor

      Si, llevas razón, pero es que ahí tengo prevista poner una barandilla que aun no me la han instalado. Es un fijo de cristal que sube unos 40cm y así no permite a los peques asomarse…
      Ahora mismo tengo la llave echada y no les dejo salir solos… 🙂

      Gracias!!

      Responder
  6. Sandra

    Me encantan las dos! He seguido tu reforma de cerca porque coincidio en el tiempo con la mia , y ahora a decorar!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *