Archivo de la categoría: Blog

0

 

Desde hace varias semanas os estoy hablando del Kit de Protección de Educo, analizando en detalle cada uno de los manuales que incluye (puedes verlo aquí y aquí) y colaborando con la ONG para darles difusión y que llegue a más familias. ¡Y cómo me está gustando!

Gracias a este análisis me estoy dando cuenta del contenido tan interesante que tiene el Kit, tanto para los que somos padres y tenemos hijos como los que no.

De verdad os digo que los manuales que incluye como ideas, trucos, consejos y juegos para detectar y resolver problemas de violencia o acoso en los niños son una auténtica joya. Tanto, que ojalá fuera de obligada lectura en colegios o centros de trabajo para ayudar a mejorar la convivencia no sólo entre niños sino también entre los propios adultos. Nos iría a todos mucho mejor, ¡hace falta tanta empatía en nuestra sociedad!

Leer ms

3

 

Si seguís el blog desde hace tiempo, ya sabéis que en los últimos meses y aprovechando la reforma integral de mi propia casa, he hecho una serie de post sobre cómo hacer una reforma y no morir en el intento”.

En ellos os he hablado desde cómo elegir una vivienda para reformar, cómo calcular el precio de de una reforma o de distintas formas de ahorrar energía en tu hogar.

Pero hoy quiero ir a una parte mucho más estética pero no por ello menos importante: el suelo. En todas mis obras, el momento de elegir el suelo siempre es un momento determinante, ya que es un revestimiento que determina el estilo, el diseño e incluso la luz de una vivienda. Y después de muchos años de experiencia he detectado que muchos de mis clientes no conocen la variedad de suelos que se pueden encontrar en el mercado.

Leer ms

0

 

La maternidad me ha cambiado en muchas cosas, pero sobre todo en la manera de ver a los niños. Y no sólo a los míos.

Enseguida siento empatía y me pongo en el lugar de los niños (y sus madres) que sufren, que tienen un problema, que se sienten solos o desprotegidos,… Supongo que será el instinto natural o maternal, pero eso hace que me esfuerce y que intente ser mejor persona día a día.

Pero no es fácil. Y educar a nuestros hijos mucho menos. Muchas veces me encuentro a mi misma perdiendo la paciencia y gritándoles por alguna tontería, e inmediatamente me siento arrepentida e intento encauzar la discusión por otra vía menos agresiva. Los niños necesitan que les eduquemos desde el respeto y el cariño y eso, en ocasiones, se nos olvida a los que somos padres.

Leer ms

0

Siempre he pensado que soy una persona muy afortunada, simplemente por haber nacido en una familia del primer mundo que me quería y por haber tenido una infancia segura y feliz.

Pero por desgracia no todos los niños tienen la misma suerte. Y es por eso que desde bien pequeña y con mis primeros ahorros quise apadrinar a un niño a través de una ONG que hoy en día es EDUCO. Recuerdo perfectamente que era un niño indio de un poblado muy pobre cerca de Bombay y que me mandaba dibujos hechos por él como agradecimiento por mi aportación mensual, la cuál le daba derecho a poder asistir al colegio. Después de él, vino otro y después otro, ya que al alcanzar la mayoría de edad tenían que ser ellos mismos los que se forjaran su destino.

Leer ms