Una reforma buena, bonita y barata: puertas y armarios

¿Cuántas veces habré recibido un mail o encargo con el reto de “quiero una reforma bonita pero que sea barata”?

Pues no sabría deciros, pero son pocas las ocasiones en la que los arquitectos o profesionales que nos dedicamos a las reformas tenemos la suerte de poder hacer proyectos de grandes dimensiones o con presupuestos altos. La inmensa mayoría de las veces lo que nos encontramos es el reto de afrontar reformas más humildes con presupuestos muy limitados.

La compra de una vivienda, aunque sea de segunda mano, ya supone un gran esfuerzo y en ocasiones no está ni para entrar a vivir, así que los clientes o propietarios no disponen de muchos recursos para dar ese cambio de look que a todos nos gustaría tener cuando estrenamos vivienda.

Me gustaría recordaros este post en el que os contaba los puntos que deberíais tener en cuenta para reformar un piso de segunda mano.

Os diré que no es fácil. Sin duda alguna con materiales caros es más fácil que el resultado final sea más agradecido, más Pinterest.

Pero difícil no significa que sea imposible. Yo lo he hecho.

Si me seguís en Instagram sabréis que actualmente acabo de reformar nuestra casa familiar en la playa, ya que he ido enseñando los avances y algunos de los materiales que iba seleccionando. Se trataba de una segunda vivienda y por tanto queríamos realizar una reforma bonita y barata.

Es cierto que en mi caso me ahorro los gastos de honorarios del arquitecto o interiorista, pero pensad que en ocasiones ese gasto es una buena inversión. Ya que os podéis ahorrar dinero con ellos y además te evitará seguro más de un disgusto.

La vivienda estaba en bastante buen estado, pero había ciertas cosas que queríamos mejorar y sobre todo poder darle nuestro estilo, “hacerla nuestra”. Así que lo primero que hicimos fue un listado de qué cosas podían quedarse como estaban y qué cosas sí o sí había que cambiar. Os recomiendo que hagáis ese ejercicio porque os ayudará a enfocar vuestra reforma y sobre todo vuestros esfuerzos.

Antes de empezar una reforma, os aconsejo hacer un listado con cosas imprescindibles para cambiar y otras que se podrían mantener.

Esta fue nuestra situación original (listado de cosas a mantener y a reformar):

El hacer este listado previo, así como ver los pros y contras de cada una de las decisiones, es importantísimo antes de afrontar una reforma. Ya que a veces surgen cosas que a primera vista no se ven.

Por ejemplo, en nuestro caso, queríamos mantener puertas de paso y armarios, pero al decidir pintar toda la casa de blanco, nos encontramos con que las puertas y armarios existentes no eran blancas sino de color marfil, lo cual le daba un aspecto viejuno a la casa y nos hizo eliminarlas de la primera lista para tener que añadirlas a la segunda.

Por otro lado, la decisión de mantener la distribución de tabiques original nos facilitó el mantener el suelo y el falso techo como estaban en origen, ahorrándonos un gran volumen de dinero. Siempre y cuando estén en buenas condiciones, claro. Lo mismo pasa con las instalaciones, siempre y cuando la seguridad y las condiciones de habitabilidad sean suficientes. (Por ejemplo, si la casa es antigua tendremos que cambiar el cableado eléctrico porque no cumple o porque no vas a poder enchufar mucha más potencia).

Así que una vez definidos estos puntos llegaba la parte divertida: la elección de materiales. Puertas, armarios, azulejos y cocina. ¡Casi nada!

En esta ocasión quise confiar en Leroy Merlin para elegir gran parte de estos materiales, incluso en armarios y puertas de paso.

Ya sabéis que en todas mis reformas me gusta mezclar distintos fabricantes y proveedores, unos más caros y otros más baratos, para que al final el resultado sea diferente, actual y que no sea excesivamente caro. Y por eso había instalado bastante material de esta tienda en obras anteriores. Pero aquí quise dar un paso más y no sólo usarlo en revestimientos de baños o griferías, sino también probar cómo funcionaban para carpintería (que ya sabéis que normalmente suele ser una partida bastante cara dentro de una obra).

En las reformas que hago me gusta mezclar materiales de diversos estilos y distribuidores para dar un toque diferente.

Además, una de las razones que me convencieron fue que fabricaban puertas a medida para armarios ya existentes, lo cual me evitaba el tener que cambiar el armario entero o contratar un carpintero a medida, que suele ser bastante más caro. Ellos fueron a medir las puertas actuales, fabricaron las nuevas según el diseño que elegí de los propuestos y las instalaron completamente. Incluso jambas y rodapié, así que fue bastante cómodo y sencillo.

Eso sí, para darle un toque más especial, lo que yo hice fue cambiar los pomos de los armarios, más acordes con el estilo de las habitaciones.

Para las puertas de paso quería que fueran blancas y lisas, no me quería complicar mucho más. Eso sí, que fueran macizas y con varias capas de laca, que es algo que se nota muchísimo después, por eso elegí el modelo Bari. A veces nos dejamos engañar por las apariencias, pensando que todas las puertas son iguales y no miramos las especificaciones técnicas. Por eso hay que mirarlo todo bien y comparar.

Y en este caso, estas puertas no tienen nada que envidiar a las de otros fabricantes, por eso también son una gama más alta dentro de todas las que puedes encontrar en Leroy Merlin.

Y como no quiero enrollarme más, me guardaré el resto de los cambios para otro post (y así me dais tiempo a poner la casa mona para hacer las fotos) y así os dejo ya con el ANTES Y DESPUÉS de los armarios, puertas de paso y rodapiés.

¿A que incluso con tan poca cosa se nota el cambio? ¿Qué me decís?

Espero vuestros comentarios.

Si te ha gustado este post y los tips que has encontrado en él, puedes pinear esta foto para guardarla en tu tablero deco de Pinterest y así ayudarme a darle difusión.

Gracias por la visita y “nos vemos en los baños”.

Comparte

5 comentarios
  1. Monica, me ha encantado tu post. Gracias por enseñarme que con pequeños cambios podemos cambiar tanto una habitación.
    Saludos

  2. Gracias por tu post Mónica. Es bueno saber que sin gastar demasiado dinero podemos dar un cambio importante a la casa.

Escribe un comentario

Tu dirección de email permanecerá oculta.