0

Cómo reformar un piso y no morir en el intento: Parte III, el aislamiento térmico

30/03/2017

Al enfrentarnos a una reforma muchas veces sólo pensamos en materiales, acabados o distribución. Pero eso no es todo.

Para que una vivienda sea confortable también hay que prestar atención a lo que hay detrás, a aquello que no se ve: los aislamientos y los materiales de construcción.

Eso que de primeras nos puede parecer tan feo o aburrido, es lo fundamental para que una casa sea eficiente y energéticamente sostenible, y de esta manera poder ahorrar en consumo eléctrico. No podemos dejar en manos del aire acondicionado o de la calefacción la mala previsión de los materiales constructivos.

Porque ahorrar en consumo eléctrico puede ser muy fácil si contamos con unas buenas ventanas que no permitan el paso del frío a través de las perfilerías o de un aislamiento térmico en las cámaras de las fachadas o por la sustitución de unos cristales sencillos por otros más complejos que transmitan menos la radiación solar al interior.

Las viviendas de obra nueva tienen que cumplir una serie de normativas y reglamentos que garantizan esas características de los materiales. Pero los edificios antiguos en ocasiones se quedan obsoletos y al enfrentarnos a una reforma interior tenemos que pensar también en adecuar nuestra construcción a los códigos vigentes. Por nuestro bien, el de nuestro bolsillo y el del medio ambiente.

Por eso es importante que al adquirir una vivienda de segunda mano contéis con un arquitecto o alguien especializado que os ayude con todos aspectos. Lo dicho, no todo es la tarima, los azulejos y los muebles de la cocina.

Como ya os contaba el otro día, ahora estoy en pleno proceso de reforma de mi casa (entre otras), y al derribar algunos tabiques vimos que había algunos cerramientos exteriores en los que el aislamiento se había desprendido o que estaba en mal estado. Así que una de nuestras necesidades iba a ser dedicar una parte del presupuesto a estas partidas.

Durante la carrera de arquitectura lógicamente nos hablaron de los materiales de aislamiento térmico y acústico, pero el tiempo pasa, las marcas comerciales sacan nuevos productos y toca reciclarse. Así que decidí ir a Leroy Merlín para que su departamento de profesionales me mostrara sus novedades y me asesorara en qué material era el mejor para cada punto.

Sólo por poneros al día y por si estáis en pleno proceso de reforma de casa, quiero haceros un mini resumen de los tipos de materiales que hay para aislamientos térmicos y sus ventajas en inconvenientes.

 

 

AISLAMIENTO TÉRMICO

1. Poliestireno expandido (EPS)

Es el famoso corcho blanco llamado comúnmente porexpan, que tiene distintos espesores y se coloca en cámaras de fachada donde no hay mucha humedad. Su ventaja principal es el precio.

2. Poliestireno extruído (XPS)

A diferencia del anterior sí que soporta la humedad y además se puede taladrar. Se coloca principalmente en suelos, techos y también en trasdosados.

3. Reflexivos

Son láminas de aluminio que reflejan la radiación. La ventaja es el poco espacio que ocupan, que son impermeables y la desventaja el precio. Por eso se suelen utilizar puntualmente en cantos de forjado o en los cajetines de persiana, donde suele haber poco espacio para otros materiales de aislamiento y así evitamos puentes térmicos.

4. Lanas de roca o fibra de vidrio.

Los primeros se usan más para industria, porque son resistentes al fuego, y los segundos en trasdosados o en tabiques interiores de viviendas. Su principal ventaja es la alta resistencia al fuego.

5. Geopanel

Es un material reciclado a partir de elementos textiles, y además de ser aislante térmico e ignífugo, tiene una gran capacidad aislante acústica.

6. Insuflados

Es un sistema a partir del cual se puede rellenar mediante maquinaria específica las cámaras de aire en las que no se había colocado aislamiento o se había desprendido, sólo perforando en varios puntos de la hoja interior de la fachada.

Su inconveniente es que tiene que hacerlo un profesional, pero con la ventaja de no tener que tirar todo ese tabique interior para colocar otro tipo de aislamiento tradicional.

 

¿Y QUÉ ES LO QUE YO HE HECHO EN MI REFORMA?

Y por último quiero acabar contándoos los problemas con los que me he encontrado en mi reforma y con qué soluciones me he enfrentado a ellos.

Algunas de esas soluciones os las tendrá que instalar un especialista, pero siempre viene bien saber un poquito de qué va la cosa por si queréis encontrar una solución y mejorar el confort térmico de vuestro hogar.  Y si tenéis algún caso en concreto y queréis indagar más, siempre podéis acudir al servicio de profesionales de Leroy Merlin que os ayudarán encantados a buscar la mejor solución para vuestra vivienda.

¡Espero que os sea útil!

 

Y la semana que viene volveré con un post que me habéis pedido muchos: “Cómo instalar una chimenea sin salida de humos en vuestra casa”.

Feliz fin de semana!!

😉

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *